Carta del Director

Hagamos un alto. Detengámonos en el camino de los Derechos Humanos y escuchemos con atención a los niños, niñas y adolescentes.

 

No basta con oírles, sino que debemos contar con su opinión y con su participación en todo lo que les importa, y que nos atañe a toda la sociedad.

 

Si atendemos a sus aportaciones, contenidas en los documentos aprobados en la clausura de los sucesivos Congresos Mundiales por los Derechos de la Infancia y la Adolescencia, podremos comprobar el rigor y la trascendencia de sus reivindicaciones.

 

El dinamismo de este mundo en constante evolución sólo puede calificarse de progreso si se cuenta con la participación real de los niños, niñas y adolescentes, porque su ciudadanía activa debe, no sólo ser respetada, sino también garantizada, para cumplir con la plena realización de sus derechos, universalmente reconocidos y consensuados, a través de la ratificación, prácticamente unánime por todos los países, de la Convención de los Derechos del Niño de las Naciones Unidas.

 

Partiendo precisamente de las premisas recogidas en las Declaraciones que formularon los propios niños, niñas y adolescentes, en el último Congreso Mundial celebrado en el año 2016 en Paraguay, nos encaminamos al VIII Congreso Mundial por los Derechos de la Infancia y la Adolescencia, a celebrarse en Málaga , entre los días 7, 8 y 9 de noviembre de 2018 .

 

Con esas premisas, que confluyen en los ejes temáticos del Congreso de Málaga, oyendo sus voces y su clamor, nos proponemos, desde nuestra actividad representativa y desde nuestros intereses, no sólo académicos o profesionales, sino sobre todo personales, y contando con la participación de los niños, niñas y adolescentes, analizar y dar respuestas a las inquietudes y a las cuestiones que se presentan en la actualidad más intensamente en torno a los derechos de la infancia y la adolescencia, con el objetivo último de ofrecer las pautas para avanzar hacia “un mundo apropiado para la niñez”, y en las que podamos contribuir, de una manera compartida y comprometida, ya que ese es el mundo deseable para toda la sociedad.

 

Con este propósito, abierto a la participación solidaria y al esfuerzo compartido con los niños, niñas y adolescentes, partimos rumbo a Málaga-2018.

 

Esperamos, no sólo vuestra asistencia, sino además vuestra participación activa, en el VIII Congreso Mundial por los Derechos de la Infancia y la Adolescencia.

 

Cuantos más seamos, más alto se escuchará nuestra voz.

Por un mundo mejor para los niños, niñas y adolescentes; por un mundo mejor para todos.

 

 

 

 Dr. Carlos Villagrasa Alcaide

Presidente del Comité Internacional de Congresos Mundiales

por los Derechos de la Infancia y la Adolescencia

ORGANIZADORES
PATROCINADORES
COLABORADORES